Los gurús de la Web 2.0 no quieren darnos la mano.

No es ninguna novedad el dato de que las culturas anglosajonas son menos dadas al contacto físico que las culturas latinas, donde nos gusta saludar con besos o abrazos afectuosos incluso a desconocidos.

Pero la última tendencia emergente entre los gurús de Silicon Valley es prescindir de todo tipo de contacto físico con sus semejantes.

Primero fue mi admirado Jeremiah Owyang el que vía Twitter comentó que una de las fuentes de contagio de la gripe porcina era el “darse la mano”, y advertía que en sus próximos seminarios no daría la mano a nadie.

Ahora es el admirado y odiado a partes iguales Michael Arrington, CEO de Techcrunch, quien retoma la cruzada contra el apretón de manos. A Arrington, conocido por la fiereza de sus artículos a la hora de criticar a sus enemigos, hace unos meses fue escupido por un desconocido en un evento, cosa que le sumió en una depresión que le llevó a irse a una playa tropical durante un mes.

Ahora Arrington escribe en su popular blog que el hecho de dar las manos es un acto “medieval” del que debemos prescindir. Nos acusa a buena parte de los humanos de no lavarnos las manos después de ir al servicio, y claro, si le contagiamos una de nuestras mundanas enfermedades, los lectores de Techcrunch lo iban a pasar muy mal. Y Jeremiah se alegra, y le da las gracias vía Twitter por apoyar su cruzada contra el “hand shaking“.

Ya sabeis,  si en alguna ocasión os cruzais con alguno de estos superhombres, intentad no respirar , no sea que alguno de vuestros microbios les alcance y la humanidad se vea en peligro…

3 thoughts on “Los gurús de la Web 2.0 no quieren darnos la mano.”

  1. Es el peligro de ser gurú, tanto hype se te sube a la cabeza y se te pueden cruzar los cables…

    Peor lo tenemos las mujeres… nunca sé si dar la mano o acercar la mejilla. Sin querer ser maleducada, a veces no apetece besuquear a todo el que se cruza…

Leave a Reply

Your email address will not be published.