Reflexiones: la intemporalidad de Carlos Cano y la falta de memoria de los vivos

Algo ha fallado en este país cuando las canciones en las que Carlos Cano hablaba de corruptos impunes,  señoritos andaluces, emigración forzosa, racismo, carencias en sanidad y educación hace 30 años son igual de vigentes en 2014.

Os invito a volver a escuchar en spotify canciones como “Las Murgas de Emilio el Moro”,  “El Salustiano” o “Verde Blanca y Verde” y si no las conocíais previamente os costará creer por la temática de sus letras que tienen tres décadas de vida.

En una de sus canciones más célebres, “Habaneras de Cádiz”, Carlos Cano evoca los paralelismos con Cádiz que en una visita a La Habana había encontrado, con su particular sensibilidad:

“Había coches de caballos, que era por mayo,
sonaban por la Alameda, por Puerta Tierra,
y me traían, ay, tierra mía,
desde mi Cádiz el mismo son..”

Uno de las coincidencias que encuentra final de la canción es la de Guantánamo y Rota.
La base militar de Rota fue una concesión de Franco al gobierno USA, una cesión de la soberanía nacional al ejército americano  a cambio de reconocimiento político que durante la transición fue objeto de numerosas protestas (recordemos el “Otan No, Bases Fuera”)

Hoy en todos los telediarios y periódicos hemos visto la noticia de la vuelta de miles de soldados USA a esta base sin un ápice de crítica por parte de los informadores o los habitantes de la ciudad.

Más aun, se espera a los soldados extranjeros como en “Bienvenido Mister Marshall”, gente que con su dinero ayudará a paliar la miseria de la zona, donde la tasa de paro es superior al 40%.

Esto en 2014

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.