Sobre el supuesto fin de los bancos a manos de Facebook y Google

Disclaimer: He trabajado hasta hace un mes, y durante 8 años, en el departamento de innovación de BBVA.  Entiendo que eso sesga mi opinión. No pretendo sentar cátedra,  pero me gustaría generar un debate interesante

 

Circula por las redes, los eventos especializados y los grupos de expertos la idea casi profética de que la banca será el próximo sector en ser desintermediado por obra y gracia de las nuevas tecnologías, como en el pasado lo fueron la industria de la música, del turismo o del cine. Los bancos perderán su posición privilegiada y los consumidores serán seducidos por empresas como Facebook, Google, Apple, o los emprendedores que crean valor en el sector del fintech.

Esta opinión es compartida por gente extremadamente brillante no solo del sector Fintech como Philipe Gelis, el fundador de Kantox, sino desde el corazón de la misma industria bancaria.

Francisco González , presidente del BBVA, defiende desde hace tiempo esta idea bajo la premisa de que el que no se modernice y se adapte a los nuevos tiempos desaparecerá.

Todo ello es potenciado por la mala imagen pública con la que la banca ha salido de la crisis financiera gracias a temas como los desahucios, preferentes, malas praxis..

Pese a lo atractivo de la idea, mi opinión (y la de gente bastante más lista como The Economist) es que no llegaremos a ver cómo los bancos actuales desaparecen y nuestros ahorros son gestionados por empresas no financieras. Entre las razones , expongo las siguientes:

 

1) Sucursales / legacy bancario:

Uno de los puntos fundamentales del argumentario a favor de la inminente extinción de la banca es el  número de sucursales que se ve obligadas a mantener y que suponen un lastre. Las nuevas generaciones de “milennials”, acostumbrados a otro tipo de iteración (ej Snapchat) jamás pisarán una de ellas.

Esta es una manera muy simplista de afrontar el problema. De hecho en buena parte del planeta el problema es distinto: la ausencia de sucursales físicas como una de las principales barreras a la bancarización de la población. En latinoamérica, por ejemplo, más de la mitad de la población carece de cuenta bancaria o tarjeta de crédito.

En países como el nuestro el problema de las sucursales no es que no sean populares, sino que no son rentables. El tipo de cliente que acude a ellas tiene un claro sesgo sociodemográfico (ancianos, sin conexión a internet) , pero rara vez están vacías.

2) ¿De verdad quieren entrar Facebook, Google o Apple en el mercado bancario?.

Facebook y Google tienen un negocio tan cómodo como rentable: han creado sendas plataformas usadas por miles de millones de personas en el mundo en las que venden a empresas anuncios segmentados. A diferencia de los bancos no trabajan directamente con el cliente final (nosotros), sino que hacen dinero vendiendo nuestra información a las empresas, su verdadero cliente. Y les va bien. El verdadero cliente de Facebook o Google son entre otros los bancos. ¿Qué sentido tiene eliminarlos?.

Y por otro lado, ¿porqué estas empresas no han hecho sino tímidos intentos (y fallidos en muchos casos) de incursión en el sector financiero?.

Respecto a los agregadores tipo rastreator, llevan años funcionando y hasta el momento lo único claro es que no han convertido a los bancos en marcas blancas.

Piense simplemente en el servicio que le ofrece Google o Facebook cuando tiene un problema. ¿Toleraríamos esa ausencia de atención si   custodiasen nuestros ahorros?. La inversión que les requeriría entrar en el negocio financiero es tan brutal que claramente prefieren quedarse donde están , vendiendo publicidad

3)  ¿La amenaza del Fintech es para tanto?

La creatividad de los emprendedores ha logrado numerosos éxitos en el mundo del Fintech y rentabilidad en nuevas áreas de negocio (peer to peer lending, crowdfunding, money management, blockchain, pagos móviles…)

Empresas como Lending Club,  Kantox, Square o Stripe han demostrado que los bancos, intencionadamente o no , han dejado abundantes migas en el pastel. Sin embargo, más que enemigos, muchas de estas nuevas empresas son exploradores que indican a los bancos por dónde deben y no deben avanzar.

El objetivo principal de muchas de las empresas de Fintech es ser compradas por un banco, y todos los bancos importantes tienen divisiones de ventura capital que invierte generosamente en ellas.

Hay una simbiosis creciente en las que ambos sectores pueden salir beneficiados.

A nivel personal, el mensaje principal que he sacado de decenas de reuniones o conversaciones informales con emprendedores de fintech es la necesidad de aliarse con los bancos para seguir creciendo, y por parte de los bancos hay un interés creciente en aprender de ellos a través de inversiones.

4) Barreras legales:

La regulación en temas financieros ha sido reforzada tras la crisis, haciendo más difícil aun para los outsiders entrar en el sector bancario.  Por otro lado, el rescate de los gobiernos a numerosos bancos (ej: Bankia) ha permitido que los ahorradores no perdiesen su dinero. ¿Rescataría el gobierno español a Tesla en el caso de que custodiasen los ahorros de los españoles? . El consumidor final tiene claro que en determinados aspectos la seguridad es lo primero.

 

5) Evolución bancaria:

Por último, y pese a todas las deficiencias del sector, los bancos han demostrado ser capaces de moverse al ritmo de los nuevos tiempos. Hoy en día las principales entidades disponen de aplicaciones móviles bastante aceptables que nos permiten realizar las operaciones diarias sin tener que visitar una sucursal salvo para excepciones. Cuando no disponen del talento interno para evolucionar han recurrido a empresas y agentes externos. Los milennials no quieren pisar las sucursales, pero los bancos están preparados para ofrecerles soluciones a su medida (cuando tengan dinero, claro)

 

Conclusión:

Mi modesta opinión es que los bancos seguirán siendo importantes en los próximos 50 años siempre y cuando sean conscientes del cambio y sobre todo sean capaces de integrar el talento externo en su estructura.  Comprar una empresa prometedora es sencillo si se cuenta con el dinero para ello .  Integrar ese talento dentro de la propia empresa es lo complicado.

¿Opiniones?

 

4 thoughts on “Sobre el supuesto fin de los bancos a manos de Facebook y Google”

  1. Sensato, como siempre.

    Creo que los tiros van por ahí: Apple tiene cash para montar bancos, otra cosa es que le interese un negocio con márgenes tan reducidos y regulaciones tan puñeteras.

    Más bien parecen todos interesados en quedarse con partes determinadas: pagos online, principalmente.

    Aunque es innegable que partes de la cadena de valor de los bancos se ven atacadas (crowdfunding o p2p landing como decías, o medios de pago) veremos más integraciones que otra cosa.

    El negocio del banco va más allá y es muy posible que las nuevas fintech abran demanda latente, más que arrasar con el negocio de los bancos.

  2. Excelente artículo que suscribo totalmente. Tan sólo añadiría otra razón: la gestión del riesgo es un proceso técnico y humano extremadamente complejo y refinado durante décadas por los bancos hasta un nivel de eficiencia y efectividad que sería muy difícil de imitar por un outsider. De nada te sirve tener usuarios y experiencia de usuario si pierdes 1 céntimo de euro por cada uno de ellos.

  3. Me parece que el problema de fondo de la modesta opinión, es justamente el “siempre y cuando los bancos sean capaces…”, y aquí empiezan los problemas… Yo creo que pocos pensamos que los bancos desaparecerán, mas bien diría yo que MUCHOS bancos desaparecerán, ya sea por quiebra, ya sea por compra o ya sea por fusión…
    El entramado es muy complejo para que pudiéramos pronosticar con tal simpleza y hasta de manera irresponsable la desaparición de la industria bancaria, pero creo que con toda razón, podemos pronosticar su drástico redimensionamiento, y esto no tardara ni de broma 50 años, si tarda 10, serán muchos…
    Habrá una infinidad de bancos, grandes bancos que en 5 años empezaran a estar en serios problemas de sobrevivencia, y en 10 o 15 cuando mas, estarán condenados a la desaparición.
    En mi opinión, el problema de los grandes jugadores digitales como Apple, Google, Amazon, PayPal o cualquier otro de ellos, no es que quieran ser bancos o tenerlos, el problema es justamente lo contrario… Paradójico, no? Y aquí está la principal ceguera de la industria.
    Justamente porque su negocio NO es el bancario, la mayoría de sus “subproductos” (las transacciones móviles por ejemplo, los micro prestamos, las tarjetas de prepago, estas ultimas de facto un medio de pago), son subproductos que a ellos no les interesa en lo más mínimo cobrarlos a sus clientes, y desafortunadamente, justamente en economias como las latinoamericanas, es justamente del cobro de esas transacciones de las que la banca vive. No es difícil adivinar lo que pasa cuando un “no competidor” fuera de la industria erosiona el valor en donde hoy descansa la gran rentabilidad de los bancos en las economías emergentes. De los préstamos peer to peer, mejor ya ni hablamos…
    Hay que reflexionar con mucho cuidado la estructura de costos de operación de la banca, para entender que los competidores no financieros son una real amenaza para la industria, justamente porque no están regulados y lo que MENOS les interesa es meterse en un negocio que no haría otra cosa que regularlos.

    Hasta la próxima!

  4. Amigo, como siempre me encantan tus reflexiones. Estoy de acuerdo en todo lo que suscribes pero soy de la opinión de que, precisamente por todo lo que dices, en un plazo corto veremos como Apple, Facebook o amazon, se compran cada uno un banco. Necesitan sus fichas, necesitan ser parte del juego regulatorio, necesitan sus redes, y necesitan romper la barrera que les separa de los clientes menos digitales. La pregunta no es cuán de digital tiene que ser un banco, sino cuán de analógico necesita ser Google.

Leave a Reply

Your email address will not be published.