Tag Archives: podemos

Política y redes sociales: reflexiones insignificantes sobre el caso de Guillermo Zapata.

En las últimas semanas hemos vivido algunos acontecimientos cuanto menos interesantes en el mundo de la política: la proclamación como alcaldesa de Madrid de Manuela Carmena, candidata de un partido de muy reciente creación, y la virulenta reacción popular al revisar tweets antiguos de algunos de los nuevos concejales de dicho partido, en especial de Guillermo Zapata y de Pablo Soto.

Yo fuí uno de los muchos en lanzarme a esta “carrera del odio” al conocer la profunda mezquindad de los tweets de Guillermo Zapata, del que nunca había oído hablar, exigiendo su dimisión e insinuando que quizá un par de buenas hostias le iban a hacer mucho bien.

La reflexión de días posteriores me ha hecho cambiar de opinión, por el siguiente motivo:

En España el poder (económico, político,  social) es algo tan hereditario como el color de los ojos o el grupo sanguíneo.  Existe una élite que desde niños, desde el patio del colegio, son educados para mandar y tienen la convicción de que algún día lo harán.  Solo quien sabe que en 10 o 15 años será una persona influyente es capaz de mantener una vida pública más o menos intachable. El resto, la inmensa mayoría, educados para ser más o menos empleables, comprar una casa, cotizar hasta poder disfrutar de una jubilación austera y poco más, no imaginamos que lo que podamos hacer en nuestra vida cotidiana pueda interesar nunca a nadie.

Solo quien sabe que dentro de unos años ocupará un cargo público (por influencias, herencia…) tiene la motivación de ser políticamente correcto. Exigir coherencia en los tweets antiguos a los políticos es dejar la política en manos que gente que ha sido educada para mandar y excluir a la gran mayoría . (Nota : el libro “Españopoly” de la periodista Eva Belmonte es un trabajo revelador para el que aun tenga alguna duda)

En el caso de Guillermo Zapata puedo pensar que es un verdadero miserable o puedo creerme sus explicaciones y sus disculpas, pero cuando los escribió no se le debía pasar por la cabeza ser algún día concejal del ayuntamiento de Madrid, a diferencia de los candidatos del resto de partidos que , en su inmensa mayoría, llevan años abrevando de la gran charca de la política.  Creo que cualquiera de los “ciudadanos comunes” que no hemos sido educados para el poder debemos ser tolerantes con este “error” y juzgarle por su actividad política. Si queremos renovación (aunque sea a peor) no podemos alimentar prácticas que sirven para perpetuar a los de siempre.

Algo parecido diría de el resto de concejales recién llegados que ahora están en la diana: Pablo Soto es una persona que con gran repercusión mediática.  Puedes pensar que hay una doble moral en cobrar una subvención pública millonaria para montar un buscador de torrents, pero nada de eso ha sido secreto. Los que le han votado tenían toda la información sobre la mesa para hacerlo.

Respecto a Rita Maestre y su imputación, también creo que sería injusto echarla de su puesto por ello. La petición de no imputados en las listas surgió ante la tolerancia de los grandes partidos ante sus miembros imputados por CORRUPCIÓN.  Meterse en pelotas en la capilla de una universidad puede ser un acto penal, una muestra de intolerancia o una simple gamberrada de juventud pero no sería justo aplicarle una imposición cuyo objetivo es claramente distinto.

En resumen, si queremos renovación tenemos que dejar pasar estas cosas.

Sobre los “círculos” de Podemos

Cuando surgieron los “círculos” de Podemos no me lo tomé en serio, como no me tomé en serio el movimiento en general. Me quedé como otros muchos en la anécdota (Círculo pro terapias “alternativas”, gente que se oponía al método científico...). Pero el tiempo me ha hecho ver que se trata de la iniciativa de participación más interesante que he visto en un partido político u organización en muchos años.
Recuerdo mi frustración cuando en época universitaria intenté involucrarme en ONG´s que defendían el desarrollos sostenible y la única tarea que me encomendaban era pegar carteles o recaudar dinero con una hucha por el campus. Aunque tareas imprescindibles no encajaban con alguien que quería comprometerse más allá. Algo así encontré en Amnistía Internacional. Las acciones “con chicha” solo estaban reservadas a gente que por su colaboración en la organización durante años demostraba talento a la vez que fidelidad. Para el resto, pegar sellos y mandar cartas (no se había popularizado aun el e-mail)
Cuando fundé la Aerco este es uno de los temas que más me preocupó, en el que más tiempo dediqué, y que no se si llegó a funcionar totalmente: dar posibilidades de colaboración reales y enriquecedoreas a la gente que quería participar.
En el caso de Podemos los círculos , vistos desde la distancia, me parecen una excelente medida que deberían copiar muchos partidos y organizaciones. Un lugar de libre intercambio de ideas donde los compromisos adquiridos deben ser vinculantes para las “élites”.
A corto plazo esto causará problemas: desencantados porque el tema chemtrail o la homeopatía no tienen cabida, o decisiones disparatadas en contra del sentido común o el método científico, pero a largo plazo estoy seguro que dará muy buen resultado. De hecho los seguidores de la acupuntura, tarot, ufos, etc no son exclusivos de Podemos, están en todos los partidos. Es cuestión de tiempo, si no ha sucedido ya, que sus dirigentes les aparten.
Hasta ahora las iniciativas para que la gente de base se incorporase a los partidos (ej: juventudes del PSOE , PP, etc) no dejan de ser una reproducción a escala de lo que encontrarán en su vida política: enchufismo, amiguismo, hegemonía del mediocre…
No soy simpatizante ni votante de Podemos, hay algunos “tics” en sus dirigentes que me horrorizan, pero me gustaría que su modelo de “círculos” triunfase y se extendiese.